Sermon: Culto Dominical

“YO SOY LA RESURRECCIÓN, POR FE TENEMOS VIDA”

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí,  aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no  morirá eternamente.

¿Crees esto? “ Juan 11:25,26

En el libro de Éxodo encontramos la descripción más sorprendente y a la vez llena de significado del nombre de Dios; es cuando el Altísimo se revela a Moisés en medio de una zarza ardiendo y le da la tarea de  liberar al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto y conducirlo a la tierra prometida. Preocupado y abrumado por tal encargo Moisés le dice a Dios: “… He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?  (Éxodo 3:13). Moisés se sabía el nombre de muchos dioses tanto egipcios como cananeos y  para qué “servían”, por eso cuando le pregunta a Dios por su nombre, la respuesta fue sorprendente y a la vez enigmática: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.” (Éxodo 3: 14–15).

En ese relato Dios usa YHWH como su nombre (los escribas hebreos solo ponen, por respeto, las consonantes del nombre) del cual sale  Yahweh, Jehová o el Señor como lo traducen las versiones castellanas más modernas. Estrictamente hablando, se podría decir que ese es el nombre de Dios. La frase “YO SOY” viene del verbo hebreo “ser o  estar”, declarando que es autoexistente, eterno, autosuficiente,    autodirigido, omnipresente e inmutable.

Cuando en el Nuevo Testamento Jesús declara en el templo: “…De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.” (Juan 8:58)   Sonó en los oídos de los judíos como una blasfemia digna de muerte (8:59) porque significaba una declaración que igualaba a Jesús con el Dios revelado a Moisés en la zarza ardiendo.

“Yo Soy” es un nombre poderoso aplicado a Jesús y muy usado por Él. Como verbo copulativo aparece en el Evangelio de Juan en estas siete poderosas aplicaciones. La número cinco será el tema de hoy:

  1. Juan 6:35-51: “Yo soy el pan de vida.”
  2. Juan 8:12: “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”
  3. Juan 10:7-9: “Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.”
  4. Juan 10:11-14: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”
  5. Juan 11:25: “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.”
  6. Juan 14:6: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
  7. Juan 15:1-5: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.”

 

 

Miami, 11 de Abril del 2021 Mes de la Resurrección

 

“LA MISIÓN DE LA IGLESIA, VIVIR CONFORME
A SU NATURALEZA”
1 Pedro 2:9,10

Getsemaní, fábrica de aceite, lugar de bendición, sitio para tomar
decisiones. La meta de nuestra Iglesia ha sido en toda su historia que
Dios nos ayude a cumplir con esos grandes propósitos, nada ha
cambiado, porque toda persona que llega nuestro templo debe sentir
que éste es un lugar de bendición, donde se recibe la unción del espíritu
Santo, se ora en armonía, se libran batallas por arrebatar las almas al
enemigo y se logran grandes victorias de salvación.

 

El Rev. Copeland, pastor de West Flagler Baptist Church, fue nuestro
primer pastor cuando Getsemaní era tan sólo un departamento hispano
y fue de mucha bendición en nuestros inicios; al igual que Reno y
Bohemia García, Norell y Eddie Pope, el Rev. Daniel y Mercy
Rodríguez, pastor organizador, el Rev. Benjamín y Carmen Valdés y
otros que tienen sus páginas en la historia de nuestra Iglesia. Ellos,
unidos a muchos más, han “labrado, cuidado, bendecido, orado y
entregado sus vidas” para que este “huerto” produzca. Ellos soñaron
que Getsemaní fuera ese lugar especial que siempre es recordado con
cariño.

Getsemaní, es una palabra no traducida, o sea una transliteración y se
encuentra en los idiomas más antiguos del mundo, como arameo,
árabe, hebreo, acadio, ugarítico, tigriño y otras lenguas semíticas.
En arameo, el idioma de Abraham, Getsemaní es Gath Shemânîm, que
significa “prensa de aceite de oliva” e identifica un lugar en la falda
occidental del monte de los Olivos donde Jesús acostumbraba a
retirarse a orar.

 

Quizás recibió su nombre de una prensa de aceite que
había en la zona. Era una propiedad privada, tal vez de uno de sus
discípulos. Desde el huerto de Getsemaní, se puede ver la Puerta
Dorada del muro de Jerusalén, tapiada en la actualidad y que dice la
tradición judía algún día se abrirá para dejar entrar al Mesías.
Dios bendiga nuestro “huerto”, lo haga florecer y siempre seamos como
“olivos verdes en la casa de Dios y que en la misericordia de Dios
confiemos eternamente y para siempre”. (Salmo 52:8).

Amén.

 

 

Miami, 28 de Marzo, 2021. Mes de la Iglesia

“LA MISIÓN DE LA IGLESIA,
EDIFICADOS EN ÉL”

 

“Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” 1Pedro 2:4,5
Hablando de la importancia de los procesos de desarrollo John C. Maxwell, prominente pastor evangélico y experto en liderazgo, dice en uno de sus libros: “Sobrestimamos el evento y subestimamos el proceso, cada sueño realizado ocurrió gracias a la dedicación de un proceso.”

 

El apóstol Pedro nos dice en su primera carta que el propósito de la iglesia es ser edificados como “casa espiritual y sacerdocio santo”, hermosa alegoría que resalta precisamente las palabras de Maxwell: “…cada sueño realizado ocurrió gracias a la dedicación de un proceso.”

 

En cualquier construcción, por sencilla que sea, existe un proceso constructivo que se conoce como la “Orden de Ejecución”, es decir, para poder llevar correctamente la obra a realizar se deben controlar sus sistemas, sus procesos y sus procedimientos legales. De otra forma, se hacen imposibles las siguientes acciones necesarias, las cuales pueden ser: Detalles constructivos, necesidades de cada ejecución, tiempos de ejecución estimados según todo lo anterior, materiales y costos necesarios. Si no existe una “Orden de Ejecución” se hace prácticamente imposible la gestión de una obra, con lo cual todos los objetivos se ven perjudicados en mayor o menor medida.
Hoy hablaremos sobre la forma de ser edificados en él y el proceso para lograrlo:

 

1- Edificados en Cristo, Primero Acércate a la Roca:
“Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa.”
2- Edificados en Cristo, Vosotros También:
“vosotros también, como piedras vivas, sed edificados…”
3- Edificados en Cristo, Como:
“…sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo…”
4- Edificados en Cristo, Para Ofrecer:
“…para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” 1Pedro 2:4,5

 

Miami, 21 de Marzo, 2021. Mes de la Iglesia

 

“LA MISIÓN DE LA IGLESIA, QUÉ DEJAR Y QUÉ DESEAR”

1Pedro 2:1,2

 

Estamos en el Mes de la Iglesia (por el 52 aniversario de la Iglesia
Bautista Getsemaní que celebramos este mes) Debemos tener en
cuenta que nos referimos en este caso a la iglesia local. La Biblia nos
habla de una iglesia Universal, la cual esta compuesta por todos los
redimidos por la sangre de Cristo mediante la fe, únicamente, en Cristo
como salvador personal, sin importar denominaciones. Ahora bien,
cuando hablamos de “iglesia local” nos referimos a la definición que
dice: “Una iglesia local es un grupo de creyentes en Cristo, bautizados
por inmersión después de una profesión creíble de fe y unidos
voluntariamente para llevar a delante la obra de Cristo en este mundo”.

 

Para su administración y de acuerdo a sus denominaciones, las iglesias
locales tienen deferentes tipos de gobierno, los cuales son:
1. Episcopal, 2. Presbiteriano y 3. Congregacional. En el sistema
episcopal la toma final de decisiones esta fuera de la iglesia local,
recayendo en una estructura eclesiástica profesional (obispos,
arzobispos, cardenales, etc) Episcopales, metodistas, luteranos son
parte de este sistema, aunque en variantes más democráticas que la
iglesia católica. El segundo grupo son los presbiterianos y en este
sistema cada iglesia local elige a los ancianos gobernantes que tienen
autoridad sobre la iglesia local. Presbiterianos, reformados y algunos
grupos pentecostales siguen este sistema de gobierno. El tercer grupo
son los congregacionales, al cual pertenece nuestra iglesia, donde la
toma de decisiones son llevadas a cabo en reuniones públicas de toda
la congregación. En las iglesias evangélicas locales hay muchas
variantes de estos sistemas, pero, las formas de gobierno adoptada por
una iglesia local no es un punto principal de doctrina. Los creyentes han
vivido confortablemente y han sido bendecidos en iglesias con distintos
sistemas administrativos.

 

Por tanto, qué es lo más importante para una iglesia local. En este mes
aportaremos algunas ideas, sin ánimo de agotar el tema. Puede ser que
algunos digan: “lo más importante es la sana doctrina” otros tal vez
planteen “lo más importante es llevar adelante la misión encomendada
por Cristo”. Son ideas buenas, pero en este mes trataremos de
presentar “la Misión de la Iglesia…” para lo cual es necesario, basados
en la Primera Epístola Universal de Pedro, “dejar, aceptar y gustar”
algunas cosas, veamos:

 

1. Qué Dejar, Para Poder Realizar la Misión de la Iglesia:
1 Pedro 2:1
1. Qué Aceptar, Para Poder Realizar la Misión de la Iglesia:
1 Pedro 2:2
1. Qué Probar, Para Poder Realizar la Misión de la Iglesia:
1Pedro 2:3

 

Miami, 7 de Marzo, 2021. Mes de la Iglesi

“¿DUEÑO O ADMINISTRADOR DE MIS BIENES?”

 

“No temas cuando se enriquece alguno, Cuando aumenta la gloria de su casa; Porque cuando muera no llevará nada, Ni descenderá tras él su gloria.” Salmo 49:16,17

 

La palabra Diezmo nace de la palabra hebrea “maaser” o “maasrah”, que en castellano se traduce Diezmo, o una décima parte. En el Griego es “apodekatoo” (apo, de ; dekatos, décimo], y en ambos idiomas bíblicos estos términos significan el “pago o dádiva de una décima parte o porció

 

El propósito de diezmar se basa en enseñarnos a nosotros a no depender de las riquezas personales sino de la provisión de Dios. La triste realidad es que hoy en día nos hemos vuelto avaros y dependemos más de nuestra economía que de Dios. El Apóstol Pablo nos recuerda que la “raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.» (1 Timoteo 6:10) Por tanto, cuando diezmamos le estamos diciendo a Dios que Él es más importante para nosotros que el dinero que tenemos, sea mucho o poco. Es una forma de honrar

 

Entonces ¿Estoy pecando cuando no diezmo? La respuesta es ¡NO! Porque en ninguna parte del Nuevo Testamento se estipula que es pecado no diezmar. La promesa y exhortación del Señor es ésta: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lucas 6:38) La realidad es que el Señor cumplirá su parte y te va a bendec

 

¿Qué dice la Biblia respecto a las ofrendas? Veamos algunos pasaj

1. No toda ofrenda es agradable a Dios: Génesis 4. 3-

2. No cualquiera puede ofrendar a Dios: Génesis 4. 4-5

3. Toda ofrenda debe ser voluntaria: Éxodo 25. 1.; 2Co 9:6,

4. La ofrenda, para que sea de bendición, comienza por uno mismo: Romanos 12.

5. La ofrenda debe ser completa; pues, sólo somos administradores de sus bienes: Romanos 8. 31-3

6. La ofrenda prometida a Dios, debe cumplirse: Deuteronomio 23. 21-2

7. La ofrenda no puede ser hecha con odio en el corazón: Mateo 5. 23-2

 

 

Miami, 31 de enero, 2021

 

CULTOS DE ADORACIÓN Y ALABANZA. . . 9.00 AM; 10.30 AM y 12.00 PM
Alabanzas.
Lectura Bíblica: Lucas 2:1-7
Diezmos del Señor y Nuestras ofrendas.
Alabanzas.
Mensaje Primer Culto: Pastor Felipe Rodríguez.
Segundo y Tercer Culto: Concierto de Navidad.
Directora del Coro de Jóvenes: Alina Losada.
Director del Coro de Adultos: Joel Costoya.

“EL MISIONERO Y SU LLAMAMIENTO”

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13,14

 

En mi infancia y primera juventud mis padres nunca quisieron que yo fuera pastor, decían: “es una vida muy sufrida”. Se basaban en la   observación, como nuevos creyentes, de la vida de sus pastores. El pastor que los bautizó perdió las uñas de sus pies trabajando en la   construcción del templo, el siguiente tuvo que abandonar la iglesia por las murmuraciones de parte de la congregación, los dos siguientes fueron llevados a prisión injustamente y uno de ellos fue torturado al   extremo. ¿No creen que tenían razón al decirme: “olvídate, no es buena idea que tú seas pastor”? Todo cambió cuando a los 17 años asistí a un campamento de jóvenes y sentí que el Señor me estaba llamando al ministerio. Todavía recuerdo la cara de mi madre cuando le dije que pensaba entrar en el Seminario Bautista de la Habana, enseguida comenzó con sus historias y argumentos tratando de disuadirme para que dejara la idea, todo cambió cuando la tomé por los hombros y mirándole a los ojos le dije: “¡Mami, Dios me ha llamado y no puedo negarme!” Allí terminaron sus dudas, “esta bien, si Dios te llama tienes que ir”. Para ella significaba perder mi presencia física en el hogar, a cambio de la gran bendición de que su único hijo varón fuera un misionero.

 

La clave de todo esta en el verbo “llamar”, del griego “kaleo”, derivado de la raíz kal, de donde se deriva “clamar”, y “clamor”. Es interesante notar la traducción que presenta la versión castellana Reina-Varela del pasaje de Efesios 4:1: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados.” Vocación es “Klesis” y llamado es “Kaleo”, como vez es la misma palabra. Vocación es la acción y efecto de llamar y viene del latín “vocati” donde “kal” esta en el centro de la palabra. Llamar viene del latín “clamare” (gritar) del griego “kaleo” (llamar, nombrar) y presente también en el inglés “call”.

 

Como te dije, la clave de todo esta en el verbo “llamar” no por la palabra en sí misma, sino por aquel que hace el llamado: Dios. Cuando Él llama nunca podemos rehusarnos, porque, hacerlo nos pone en grave pérdida espiritual.

 

Veamos en este día las tres llamadas de Dios al misionero:

 

1- Llamados a Creer en Cristo:

2- Llamados a Vivir como Cristo:

3- Llamados a Servir a Cristo:

 

Miami, 25 de octubre 2020 Mes de las Misiones

 

“EL MISIONERO Y SUS COLABORADORES”

 

“Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas   que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente   también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están   en el libro de la vida” Filipenses 4:2,3

 

William Carey (1761–1834) fue un pastor bautista inglés conocido como el “Padre de las Misiones Modernas”. Carey fue uno de los fundadores de la Sociedad Misionera Bautista en tiempos que no había agencias y ni siquiera interés en el tema de misiones. Con frecuencia le decía a los pastores “yo estoy dispuesto a bajar al pozo, si ustedes sostienen la cuerda.” Resaltando la necesidad de apoyar económicamente el trabajo misionero o “sostener la cuerda”. Para que los misioneros “bajaran”.

 

A los 14 años aprendió el oficio de zapatero, el cual le sirvió para   mantenerse cuando fue nombrado pastor de una pequeña congregación incapaz de sostenerlo económicamente. Sus predicaciones y oraciones públicas mostraban un intenso interés por los paganos, por lo cual sus más cercanos colaboradores dijeron que era “un pobre iluso”.

 

En 1792 la Asociación a la cual pertenecía su iglesia se reunió en  Nottingham, capital del condado y Carey predicó un sermón basado en Isaías 54:2,3 y en el desarrollo expuso 2 puntos que fueron un lema   para el resto de sus días: “Esperad grandes cosas de Dios, Emprended grandes cosas para Dios”

 

Al hablar de este llamamiento con otros siervos de Dios no era siempre  comprendido o bien recibido. En una reunión de pastores bautistas,   cuando enfatizaba la necesidad de llevar el evangelio a los paganos, un pastor de más edad y experiencia desesperado le dijo: “¡Joven,   siéntese, siéntese! Usted es un entusiasta, pero cuando a Dios le    complazca convertir a los paganos, Él sabrá hacerlo sin consultar ni a usted, ni a mí.” ¡Por suerte Carey no le hizo caso a ese consejo!

 

En 1793 él y su esposa Dorothy, acompañados de dos pequeños hijos, se embarcaron rumbo a la India a la cual llegaron después de un largo viaje de cinco meses. En ese tiempo aprendió el idioma bengalí.

 

Su ministerio no fue fácil. Sin embargo, sabía que Dios le había llamado y fue persistente en la evangelización en medio de la idolatría y la  indiferencia. Pasó años de trabajo sin ver fruto (ni un convertido hindú en siete años), deudas, deterioro mental de su esposa, muerte; solo por la gracia de Dios, Carey persistía en el llamado de Cristo.

 

Murió y fue enterrado en la India siendo muy pobre, a pesar de las grandes donaciones que recibió, porque, siempre invirtió esos recursos en la obra misionera.

 

Hoy hablaré de aquellos que “sostienen la soga” para que otros puedan bajar al pozo de la obra misionera. El apóstol Pablo llama a esos ayudantes COLABORADORES. Veamos:

 

 

Miami, 18 de octubre 2020 Mes de las Misiones

 

 

“EL MISIONERO Y SU DEBER”

“Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

1Corintios 9:16

 

¿Cuál es la mayor satisfacción de un misionero? No es otra que    predicar el Evangelio, como les dije la semana pasada, “el Evangelio es el mensaje, la misión o el misionero el portador de ese mensaje”. Pablo nos dice en 1 de Corintios 15:1-4 cuál debe ser el mensaje de un misionero: “Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os      prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras…”

Se ha dicho que la enseñanza, la medicina y el pastorado son similares como «similares», son sus resultados, porque no dependen de un       salario para realizarlo. El Dr. Albert Schweitzer qué fue, ¿misionero,        médico o maestro? Las tres cosas. Por su labor fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1952 al fundar un hospital en el pueblo de Lambarené (Gabón) en África Central. En cierta ocasión le preguntaron cuál era el momento que producía mayor satisfacción en su vida y    respondió: “Un día me trajeron al hospital a uno que estaba sufriendo terriblemente; lo primero que hice fue calmarlo y le dije le pondría algo que lo dejaría dormido, que a continuación lo operaría y que luego     estaría bien del todo. Después de la operación me senté al lado de la cama del paciente esperando que volviera en sí. Este abrió los ojos   despacito y luego susurró maravillado: «¡Ya no me duele!» Esa era la cosa. No había recompensa material, sino una satisfacción tan profunda como las profundidades del mismo corazón.” ¡No hay salario que pague la labor de un maestro, un médico o un pastor!

Soy pastor “porque no puedo hacer otra cosa” y “no puedo hacer otra cosa porque soy pastor.”

El pastorado con frecuencia es sufrido, a veces, como el buen médico llora por la pérdida de un paciente, yo también lo hago cuando veo que alguien se pierde.

En el pasaje que nos ocupa Pablo describe la pasión del misionero, veamos en este día tres importantes aspectos:

 

1- El Misionero Considera su Labor como un Privilegio:

2- El Misionero Considera su Labor Como un Deber.

3- El Misionero Considera su Labor como un Vivir para Dios Sirviendo a Otros:

 

 

Miami, 11 de octubre 2020 Mes de las Misiones