Sermon: Culto Dominical

“CUANDO LOS HOMBRES DUERMEN”

“CUANDO LOS HOMBRES DUERMEN”

“pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.” Mateo 13:25

 

Cuenta la historia que Alejandro el Magno, rey de Macedonia y uno de los más grandes generales de todos los tiempos, un día estando de campaña perdió el sueño y decidió dar un paseo por el campamento en horas de la madrugada. Mientras caminaba encontró a un soldado dormido que estaba de guardia. Esa era una falta grave que se pagaba con una muerte terrible, morir quemado. El rey le preguntó al soldado: “¿sabes cuál es la condena por quedarse dormido cuando se esta de guardia?” el pobre soldado comenzó a temblar de miedo y le dijo: “sí señor, la muerte”. A continuación el monarca le preguntó: “Soldado, ¿Cuál es su nombre?” “Alejandro, señor”. Alejandro el grande repitió la pregunta: “¿cuál es tu nombre?”, “mi nombre es Alejandro, señor”, repitió el soldado. Una tercera vez y en voz más alta y atemorizante el rey dijo: “¿Cuál es tu nombre soldado.” Humillado el hombre respondió: “mi nombre es Alejandro, señor.” Entonces, Alejandro el grande, mirando fijamente a los ojos del soldado le dijo: “¡O te cambias el nombre o cambias de conducta!” Resaltando que un soldado llamado Alejandro no podía ser un dormilón irresponsable que pusiera en peligro la vida de todos sus compañeros.

 

Hoy quiero hablarles sobre una de las parábolas narradas por Jesús en Mateo 13 y que comienza así: “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.” (24,25) Les pregunto ¿por qué pudo el enemigo sembrar la cizaña en el campo sembrado con buena semilla? Para mi la respuesta es ¡Porque los hombres dormían! ¿Qué sucede cuando el cristiano se “duerme”? Muchas cosas y todas malas. Es habitual que la cizaña albergue hongos que intoxican la planta. El consumo de estos granos y de harinas que incluyan cizaña resulta perjudicial para todos los animales, produciendo sopor, náuseas, convulsiones, e incluso la muerte, excepto para las aves que pueden consumirla. La enseñanza para nosotros en este día es que debemos estar conscientes de que tenemos un enemigo al cual el Señor le llama diablo (Mateo 13:39) en griego diabolos que significa “acusador, calumniador” (de diaballo, acusar, calumniar). Aquí nos dice que la forma en que entra el enemigo de las almas es mientras estamos “dormidos”, de “noche”, y que también hace su maléfico trabajo de forma encubierta entre los hijos de Dios. Como nos advierte Pedro: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras…” (2 Pedro 2:1) ¡Dios nos ayude a estar siempre velando por nuestras vidas, familia e iglesia! Amén.

 

 

 

 

“ADORACIÓN ES…”

“ADORACIÓN ES…”

“Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” Efesios 5:19,20
Cuando era pequeño me gustaba visitar cada domingo en la tarde la casa de mis abuelos paternos. Al “viejo Higinio”, como le decían cariñosamente, le gustaba sentarse en su mecedora rodeado de sus nietos y a veces les cantaba una décima campesina cubana ¡Me encantaban! Pero más disfrutaba cuando algún amigo del “viejo” pasaba en su caballo y lo “provocaba” con una décima (a eso le llaman “pié forzado”) la cual era necesario responder. ¡Siempre abuelo Higinio salía “ganando” en la controversia y los nietos lo aplaudíamos con entusiasmo! Cuando ya mayor descubrí en el Nuevo Testamento las palabras de Pablo: “Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales…” me acordé de mi abuelo y me dije “¿acaso tendré que cantar como Higinio?” Por supuesto que no. Salmos viene de la palabra griega psalmos, que “denotaba primariamente un tañer o pulsar con los dedos (sobre cuerdas musicales); luego, un cántico sagrado, cantado con acompañamiento musical.” Himnos es jumnos y es un cántico de alabanza dirigido a Dios. Para mí, la clave de todo esta en la frase “canticos espirituales” ode pneumatikos. Ode, traducida al castellano como oda puede ser cualquier tipo de canto y para establecer la diferencia Pablo le añade el adjetivo “espiritual” (pneumatikos) ¡Esa es la clave! Esta palabra no aparece en las traducciones griegas del Antiguo Testamento ni en los Evangelios; de hecho, tan solo se usa después de Pentecostés. ¿Cuándo nuestra alabanza es espiritual? Veamos algunos ejemplos en el Nuevo Testamento:

1. Aquellas cosas que tienen su origen en Dios y que, por tanto, están en armonía con su character. (Romanos 7:14)
2. Los propósitos de Dios revelados en el evangelio por el Espíritu Santo son espirituales (1Co 2:12-16)
3. Las personas en Cristo que caminan de forma que agraden a Dios son «espirituales»: Gal 6:1:
4. La iglesia es una «casa espiritual»: 1Pedro 2:5

Veamos también hoy otras tres señales de una iglesia que tiene la adoración verdadera conforme a Juan 4:23: “…los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”:

1- Una Alabanza Espiritual: 1Corintios 14:40:
2- Una Oración Poderosa: 1Timoteo 2:1:
3. Una sincera Unidad Espiritual: Juan 17:21,22

“ADORACIÓN ES…”

“ADORACIÓN ES…”

Juan 4:23,24

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” Juan 14.21

Estamos viendo algunas señales de la adoración verdadera. La semana pasada tratamos sobre el amor como la verdadera motivación de nuestra adoración y hoy trataremos otros aspectos importantes.
Para que nuestra adoración sea verdadera debemos considerar las palabras de Jesús: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama…” (Juan 14:21) Así que no estamos hablando de ceremonias, sino de obediencia a la Palabra de Dios.

Cuando Martín Lutero dio inicio a la reforma del cristianismo en el siglo XVI partió del principio de rechazar solo aquellas cosas que específicamente eran contrarias a las Escrituras, los bautistas por lo general seguimos el principio de rechazar todo lo que no es mandado específicamente en las Escrituras, llegando a la conclusión de que nadie tiene el derecho, si quiere que su adoración sea verdadera, a introducir prácticas ajenas e innecesarias que no tengan fundamento bíblico.
Para que nuestra adoración sea verdadera debemos tener:

1- Una aplicación apropiada de las Ordenanzas (Santa Cena y Bautismo):
Mateo 28:19: “…bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”
1Co 11:26: “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”
A la luz de las Escrituras entendemos que Jesús nos dejó dos ordenanzas, a saber: La Santa Cena y el Bautismo. Pero primero definamos:
(1) ¿Qué es una ordenanza? ¿Es lo mismo que un sacramento?
Veamos esta definición: “Una ordenanza es una regla o una práctica establecida por una persona con autoridad. En la iglesia decimos que las ordenanzas son aquellas ceremonias o prácticas establecidas por Dios por medio de su palabra y que fueron escritas para que sus hijos las cumplan. Cada una de estas ordenanzas tiene un significado espiritual; simboliza un aspecto de nuestra vida cristiana. Cumplir una ceremonia o mantener una práctica no tendrá ningún valor a menos que esté acompañada de la fe y una vida espiritual. De esta manera nosotros creemos que estas ordenanzas establecidas por Dios son de gran valor en la experiencia de la iglesia.” (Cristianismo Primitivo)

“ADORACIÓN ES…”

“ADORACIÓN ES…”

ALABAD á Jehová Naciones todas: Pueblos todos, alabadle.

 

“ADORACIÓN ES…”
“Más la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”
Juan 4:23,24

 

A la luz del pasaje que nos ocupa podemos apreciar que la adoración puede ser “verdadera o falsa” y definirlo depende de la Palabra de Dios. La samaritana de la historia de Juan 4 creía que adoraba correctamente a Dios, sin embargo su adoración era falsa a pesar de estar primero en una propiedad entregada a José por su padre Jacob, (“¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?”) Además ella decía que adoraba al verdadero Dios (“Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar”.) y finalmente ella esperaba al Mesías prometido (“Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas.”)

 

Sin embargo, su adoración era falsa porque su conducta y doctrina eran erróneas: “…judíos y samaritanos no se tratan entre sí”, denotando discriminación; “Vosotros adoráis lo que no sabéis…”, ignorancia y “…Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido…”, resaltando una moral y ética pecadora y su grado de conformidad con la voluntad revelada de Dios eran insignificantes.
Veamos algunas señales de una iglesia que tiene la adoración verdadera conforme a Juan 4:23: “…los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”:

 

1. Un profundo Amor por Cristo: 1Juann 4:16
2. Una predicación doctrinalmente sana: Hechos 2:42
3. Una aplicación apropiada de las Ordenanzas( Santa Cena y Bautismo): Mateo 28:19
4- Una Adoración genuina: Juan 4:24:
5. Una Oración Poderosa: 1Ti 2:1
6. Una sincera Unidad en el Espíritu: Juan 17:21,22
7. Un gobierno bíblico: Hechos 6:3
8. Un uso correcto de los dones espirituales: Efesios 4:11,12
9. Una vida de santidad: Hebreos 12:14
10. Un cuidado sincero de los necesitados: 1Juan 3:17

“¿BUENA o MALA? TU ADORACIÓN”

“¿BUENA o MALA? TU ADORACIÓN”

“¡Ay de los que a lo malo llaman bueno; y a lo bueno, malo! Consideran las tinieblas como luz, y la luz como tinieblas. Consideran lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo.” Isaías 5:20
“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Juan 4:24

¿Qué es la verdadera adoración? Es más que música. Es amor a Dios, entrega, obediencia, y ponerlo en primer lugar.

La verdadera adoración no admite sustitutos y parte de un corazón completamente sometido a Dios que glorifica y exalta la figura de Cristo como único y suficiente Salvador. Por tanto, puede ser buena cuando cumple esos requisitos, pero también puede ser mala cuando es lo contrario. Por eso, la pregunta pertinente es ¿Cómo es tu adoración?
En el culto cristiano el centro de la adoración debe ser la Palabra de Dios, es el momento cuando, en completa rendición escuchamos lo que Dios nos dice, o sea, su voluntad “agradable y perfecta”. La realidad es que muchos confunden adoración con música. Hace poco, un pastor local me dijo que para el aniversario de su iglesia invitó a un grupo de música cristiana y a un predicador. Me dijo que al presentar a los músicos expresó: “ahora el grupo musical nos preparará para escuchar la Palabra de Dios en boca del predicador invitado”. El asunto es que, antes de su presentación, uno de los integrantes dijo: “¡Usted está en un error pastor, nosotros no preparamos para nada, porque nosotros somos la palabra de Dios!”

En muchas iglesias contemporáneas el culto de adoración se ha convertido más en un concierto musical que en un servicio de adoración.
En nuestra adoración la música forma parte de ella, como las ofrendas, la lectura bíblica, la Santa Cena o el bautismo.
Y tan solo logra buenos resultados cuando el adorador dice: ¡Señor viviré tan solo para buscar tu Gloria y no mi voluntad!”
En la adoración, algunos vienen al templo a “buscar” bendiciones, cuando la realidad es que venimos a dar en un acto externo que debe estar motivado por un sentimiento interno. No es lo que uno recibe, ¡sino más bien lo que uno le da a Dios!

Nuestra adoración debe ser:
1- En Espíritu
2- En Verdad
3- Necesaria

En Jerusalén, en la explanada del Muro de los Lamentos, hay una inscripción que dice: “La presencia de Dios nunca se ha ido de este lugar”, pero, la realidad declarada por Cristo es que la bendición más grande que experimentamos en nuestro culto es que Dios busca adoradores para darles el mayor de los regalos, Su Presencia. Amén.
Pastor Felipe Rodríguez.

Concierto de Otoño

Concierto de Otoño

Septiembre 15, 2019

Mes de la Adoración
Estudio Bíblico Dominical………10:30 A.M “Dios es mi luz y mi salvación” Salmos 27; 46; 56; 61; 86; 97 Próximo domingo Septiembre 22, 2019 “Dios es mi único refugio” Salmos 9:1-14; 24;62;70;71:1-6; 90; 94:12-23

¡Favor de Apagar Los Teléfonos Celulares!

CULTOS DE ADORACIÓN Y ALABANZA. . . 9:00 A.M. Y 11:30 A.M.

Saludos y Bienvenida.
Alabanzas.
Lectura Bíblica: Efesios 5:15-20
Diezmos del Señor y Nuestras ofrendas.
Alabanzas.
Oración por los Misioneros.
Mensaje Primer Culto: Pastor Felipe Rodríguez.
Segundo Culto: Concierto de Otoño.
Culto de la Noche: Pastor Felipe Rodríguez.

Directora de los Coros de Niños y Jóvenes: Alina Losada.
Director General y del Coro de Adultos: Joel Costoya.

“ADORACIÓN ES…”
“Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.” Apocalipsis 5:13

Como se dijo la semana pasada: “la adoración a Dios no se define en ningún pasaje de las Escrituras y no queda limitada a la alabanza; ampliamente la adoración puede considerarse como el reconocimiento directo de Dios, de su naturaleza, atributos, caminos, y demandas, ya bien por el derramamiento del corazón en alabanza y acción de gracias, o bien mediante actos ejecutados en el curso de tal reconocimiento.” (Vine)
Hoy seremos guiados en nuestra adoración por los tres coros de nuestra iglesia y nos uniremos, desde ya, a la millonaria multitud que vio Juan en el cielo para “alabar, honrar, dar gloria e imperio a nuestro maravilloso Señor, Amén”:

“ADORACIÓN ES…”

“ADORACIÓN ES…”

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,
Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”
Salmo 42:1,2

El Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento (W.E. Vine) dice que “la adoración a Dios no se define en ningún pasaje de las Escrituras y no queda limitada a la alabanza; ampliamente la adoración puede considerarse como el reconocimiento directo de Dios, de su naturaleza, atributos, caminos, y demandas, ya bien por el derramamiento del corazón en alabanza y acción de gracias, o bien mediante actos ejecutados en el curso de tal reconocimiento.” La semana pasada vimos que la adoración es: Temor Reverente, Obediencia, Confesión y Acercarse al Trono de la Gracia. Hoy veremos, conforme a la definición del diccionario, otros “actos ejecutados en el curso de tal reconocimiento.”
Tomaremos como base de nuestra meditación de hoy el Salmo 42 un masquil de los hijos de Coré, (la palabra masquil significa un tipo de poema contemplativo o didáctico), veamos:
1- La Adoración es Buscar Ver el Rostro de Dios:
“Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?” (Sal 42:2) Una mejor traducción de la última frase de este versículo es: “¿cuándo entraré y veré el rostro de Dios?” Pero, considerando que nadie puede ver el rostro de Dios (Éxodo 33:20) y seguir viviendo es que se traduce de la forma que tenemos en nuestra Biblia, pero, considerando las palabras de Pablo en Colosenses 1:15: “Él es la imagen del Dios invisible…” nosotros en nuestra adoración podemos “ver el rostro de Dios.”
¿Cómo nos debemos presentar delante de Dios?

(1) Con sinceridad
(2) Con fe:
(3) Pidiendo perdón:
(4) Sabiendo que seremos perdonados: “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.” (Heb 10:22)

2- La Adoración es Desear, Desesperadamente a Dios:
“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,

Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.”

“ADORACIÓN ES…”

“ADORACIÓN ES…”

 

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”;
“Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.”  Hebreos 4:16; 10:22
En el Nuevo Testamento se usan cuatro palabras para definir la Adoración, ellas son:
(1) Proskuneo – “Besar la mano de”; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar homenaje, Juan. 4:24: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”
(2) Sevo- Reverenciar, con fuerte sentimiento de temor reverencial, Mateo 15:9: “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.”
(3) Latreuo – Servir, rendir servicio religioso, homenaje, Filipenses 3:3: “Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.”
(4) Eusebeo – Actuar piadosamente hacia [Alguien], Hechos 17:23: “porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.”
Cada una de estas palabras expresan la acción que uno hace hacia Dios y no es ¡únicamente alabanzas! La adoración es un acto externo motivado por un sentimiento interno. No es lo que uno recibe, ¡sino más bien lo que uno le da a Dios! Aunque no hay una sola palabra para definir “adoración”, la más común de todas es “Proskuneo” (de pros, hacia, y kuneo, besar) y se encuentra 59 veces en el Nuevo Testamento (de un total de 79)  La adoración se halla en el núcleo mismo de aquello para lo cual fuimos creados. Dios nos diseñó para que fuésemos adoradores. Lo que Dios quiere es que su vida entera se convierta en una adoración dirigida a Él. La adoración no consiste tan solo en el culto dominical, ni en cantar himnos, escuchar mensajes o traer los diezmos. La adoración es una vida totalmente consumida por un apasionado amor a Dios. Es una vida que, como lo define “proskuneo”, besa continuamente el rostro de Dios. Veamos algunas ideas sobre lo que es adorar:
Adoración es Temor Reverente: (Heb_4:1-8)
Adoración es Obediencia: (Heb_4:9-12)
Adoración es Confesión: (Heb_4:14)
Adoración es Acercarse al Trono de la Gracia: (Heb_4:15-16)

Joven, Mantente Firme !

Joven, Mantente Firme !

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.” Hebreos 10:23

Hace poco, mientras me encontraba en un negocio de envío de mercaderías, entró un señor con una identificación colgada en su cuello y sin decir una palabra cruzó el mostrador y se dirigió a una pesa digital situada sobre el mismo. Con rapidez y profesionalidad le hizo algunas pruebas al instrumento. Después de escribir algo en unos papeles dijo tan solo: “todo está bien” y se retiró. El empleado me dijo: “Ese es un inspector del gobierno, viene de improviso, se identifica y revisa que la balanza esté correcta.” “Y qué pasa si no lo está” le pregunté “¡no es bueno ni hablar de eso!” me dijo “porque si el beneficio es para el negocio lo consideran un delito de estafa al consumidor.”

Este inspector pertenecía a La División de Pesos y Medidas de la Secretaría de Comercio de los Estados Unidos, el ente regulador que examina e inspecciona todos los dispositivos usados comercialmente, desde balanzas de farmacia hasta las bombas de combustible. Estos funcionarios realizan miles de inspecciones aleatorias para someter a prueba estos dispositivos. También visitan los supermercados y comercios que ofertan productos empacados con el fin de verificar que los mismos contienen el peso correcto por el cual se venden. Las normas de medida y peso no cambian, son firmes, están establecidas y no son de libre interpretación.

La carta a los Hebreos fue dirigida a cristianos de segunda generación los cuales estaban siendo tentados a dejar la fe en Cristo y volverse al judaísmo. Otros, por costumbre, “habían dejado de congregarse” (10:25). Es decir, de asistir a los cultos regulares de la iglesia. Para concluir la idea al final agrega: “Mas el justo vivirá por fe;
Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” (Heb 10:38,39)
Amados jóvenes, Dios les exhorta a ¡mantenerse firmes, sin fluctuar! Veamos algunas ideas sobre lo que debe estar firme y las consecuencias de que fluctuemos en la vida cristiana:

1- Joven, Mantente Firme:
2- Joven, ¿Qué Sucede Si no te Mantienes Firme y te Doblas?
3- Joven, Mantente Firme, Porque Dios Es Firme:

 

Miami, 25 de Agosto, 2019 Mes de los Jóvenes

 

 

 

“Consejos a los Jóvenes”

“Consejos a los Jóvenes”

“Acuérdate de tu Creador ahora que eres joven y que aún no han llegado los tiempos difíciles; ya vendrán años en que digas: “No me trae ningún placer vivirlos” Eclesiastés 12:1 (DHH)

 

  1. Se escapan muchas cosas de mi mano, pero nada se escapa de la mano de Dios. (Juan 10:28)
  2. Antes yo creía que la Biblia era aburrida. Ahora entiendo que el aburrido era yo. (Salmo 119:103)
  3. Nadie quiere oírte decir que Jesús cambia vidas si tú no eres un ejemplo de eso. (Juan 3:7)
  4. Si no vas a hacer algo con pasión, no lo hagas. (Romanos 12:11)
  5. Mantente humilde, y cuando no puedas mantenerte humilde, mantente callado. (Mateo 23:12)
  6. No puedes seguir a Jesús al menos que Él sea lo más importante para ti. (Mateo 10:37)
  7. Los cristianos que cambian el mundo son los que estudian y viven la palabra de Dios.  (Salmo 119:105)
  8. Lo que en realidad importa no es cuanto haces para Dios, sino cuanto Dios ha hecho por ti. (Juan 15:13)
  9. Dios puede abrir puertas donde antes solo habían muros. (Hechos 5:19,20)
  10. Dios no está únicamente en el destino al que vas, sino que también se encuentra en el viaje. (Salmo 121)
  11. Cuando Jesús es quien dirige tu vida, puedes tener la certeza de que, pase lo que pase, todo estará bien. (Romanos 8:28)
  12. Con el tiempo aprendes que Dios quiere que en nuestra iglesia el amor por las almas sea más grande que el amor por los números. (2 Timoteo 2:10)
  13. Cuando te sumerges en la Biblia, no te ahogas. Respiras. (1 Timoteo 3:16)
  14. Puedes tener a Cristo en tus palabras sin tenerlo en tu vida, pero no puedes tener a Cristo en tu vida sin tenerlo también en tus palabras. (1 Juan 1:1-3)
  15. Amor sin conocimiento nunca será amor, pero conocimiento sin amor siempre te guiará al orgullo. (Proverbios 21:4)
  16. Ser egoísta es una forma segura de desperdiciar tu vida. (Proverbios 16:18)
  17. Algo que aprendemos en el Getsemaní es que es infinitamente mejor sudar sangre que dejar de hacer la voluntad de Dios. (Mateo 26:42)
  18. Advertencia: Uno de los mayores peligros del Internet para los apasionados con la teología, es el debatir no para corregir y servir al prójimo en amor, sino para buscar demostrar que se tiene la razón. (Proverbios 10:18)
  19. Una gracia que no puede conquistar todo a su paso es en realidad una gracia en la que no vale la pena creer. (Juan 1:16)
  20. Muéstrame un cristiano que se reúne para orar y te mostraré a un cristiano que tiene sed de Dios. Un cristiano que no busca reunirse para orar, seguramente no cree lo que se habla en las reuniones de estudio bíblico. (Col 1:9)

(consejos anónimos)